Utilización del dispositivo de medición de flujo respiratorio máximo para el paciente con asma: el peak flow meter

PPaciente con asma: autorregistro domiciliario de función pulmonar

Se denomina medidor de soplido, medidor de flujo espiratorio máximo o peak flow meter. Se puede adquirir en farmacias u online, es económico y muy sencillo de utilizar, y sería bueno que las familias lo tuvieran en casa.

Es muy utilizado en países como Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia por niños mayores de cuatro o cinco años, pero también por personas adultas (existen dos tamaños, pediátrico y de adultos). Pero no es útil en niños menores de cinco años de edad, ya que es difícil que aprendan a utilizarlo correctamente y comprenderéis que la precisión es esencial.

Para usarlo hay que realizar un soplido intenso por la boquilla del dispositivo. En total, se realizan tres soplidos y se registra la puntuación más alta. Habitualmente se usa una o dos veces al día, por la mañana y por la noche, y siempre antes de usar los inhaladores.

Peak flow meter: regla internacional de colores del semáforo

En el gráfico de registro se dibujan tres bandas horizontales con los colores verde, amarillo y rojo, similares a la regla internacional de colores del semáforo.

Estas zonas de colores se sitúan según los valores de referencia proporcionales a la altura y edad del niño. Así, los niños más altos (o las personas adultas) tendrán unos valores de referencia más altos que niños de menor estatura.

Es bien sencillo:

  • Zona verde significa normalidad, y se sitúa entre el 100% y el 80% de la mejor marca personal del niño.
  • Zona amarilla es de alerta, y está entre el 80% y el 60% de la mejor marca personal.
  • Zona roja de peligro, y se sitúa por debajo del 60%.

Gracias a este pequeño artefacto, sabremos que, si el valor obtenido  con el soplido está en la zona verde, el niño estaría en situación  de buen control. Pero fijaos que, cuando la inflamación  bronquial aumenta, el valor obtenido por el soplido disminuye y se sitúa en la zona amarilla, lo que indica que hay crisis de asma. En este caso, tendríais que incrementar el tratamiento, siempre según el plan de acción del que ya hemos hablado, para evitar así que los valores lleguen a la zona roja, que indicaría  gravedad. Es muy útil y sencillo, ya que se trata de que el paciente con asma debe permanecer en valores correspondientes a la zona verde, de manera que sabrá siempre que su asma está bien controlada. Además, hoy en día hasta existen aplicaciones móviles (apps) que dibujan el gráfico de forma automática.

Por el fácil manejo del peak flow meter, la utilización del medidor  de soplido permite ayudar a los padres, pero también al niño mismo, a identificar precozmente y con precisión las crisis para poder incrementar el tratamiento de forma rápida. Recordad que es muy eficaz para prevenir las crisis cuando se asocia al plan de acción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!