Necesidad de un cambio de modelo sanitario

La asistencia sanitaria está experimentando una revolución profunda como consecuencia de las tecnologías digitales y de los deseos de los pacientes de implicarse en las decisiones que afectan a su propia salud. Esta convergencia está dando lugar a que el modelo de medicina de las “3 P”, Predictiva, Preventiva, Personalizada, evolucione al de las “4 P”, al incluir Participativa.

La participación del paciente, también llamada toma de decisiones compartida, es un proceso en el que tanto el paciente y el profesional de la salud contribuyen al proceso de toma de decisiones en la asistencia sanitaria. En virtud de este modelo, los proveedores de cuidado de la salud explican los tratamientos y alternativas a los pacientes, con el fin de proporcionar los recursos necesarios, para que los pacientes puedan elegir la opción de tratamiento que más se corresponda con sus necesidades y deseos particulares.

El modelo de atención sanitaria dominante en la actualidad coloca a los médicos en una posición de autoridad con los pacientes. Bajo este paradigma, conocido como el paternalismo médico, los médicos instruyen a los pacientes acerca de qué hacer, y los pacientes a deben seguir las indicaciones médicas. Sin embargo, en los últimos años se va haciendo más patente el nuevo modelo, dado que los pacientes tienen mayor acceso a la información y desean estar implicados en la toma de decisiones con respecto a su salud.

Con esta finalidad se creó en 2009 en EEUU la Sociedad de Medicina Participativa (PMS). Su objetivo es conseguir un modelo sanitario cuyo eje principal sea la participación y colaboración de pacientes, profesionales y cuidadores, con el fin de mejorar los resultados de salud, reducir los errores en la asistencia, aumentar la satisfacción del paciente y reducir el costo de la atención”.

Principios rectores de la SMP

• Los pacientes y los cuidadores que participan activamente en el cuidado de su salud y la salud tanto como sea posible.
• Los profesionales sanitarios apoyan activamente las contribuciones de los pacientes en la práctica.
• Colaboración efectiva entre pacientes, cuidadores y profesionales de la salud.
• Acceso a la historia clínica, pruebas complementarias y a toda la información médica por parte del paciente para asegurar la plena colaboración de los pacientes y cuidadores con los profesionales.

En el caso del asma, los resultados del abordaje con este modelo son espectaculares. Con la experiencia de miles de pacientes tratados por asma, durante más de 20 años de ejercicio, he podido comprobar que “la mejor manera de controlar el asma es que el propio paciente aprenda a controlarla el mismo o sus cuidadores, en el caso de los niños”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!