Ciclo de ajuste y mejora

Uno de los contenidos más importantes de la Guía de la Iniciativa Global contra el Asma (GINA), es que el tratamiento del asma debería concebirse como un ciclo de mejora y ajuste continuo.

Los principales componentes de este ciclo son los siguientes:

  1. Evaluar. La evaluación en cada visita debe incluir el diganóstico, el control del de los síntomas, la técnica de inhalación, la adherencia al tratamiento y las preferencias del paciente.
  2. Ajustar el tratamiento. En función de lo anterior se aumentará o disminuirá la dosis de medicamentos, así como la modificación de factores de riesgo que puedan influir en el mal control de algunos pacientes, mediante las medidas preventivas correspondientes..
  3. Revisar la respuesta. Posteriormente se revisará el resultado del cambio en el tratamiento, para observar si disminuyen los síntomas, el riesgo de empeoramiento, los efectos secundarios de los medicamentos, y en cambio mejora la satisfacción de los padres con el resultado.

Afortunadamente la respuesta a los tratamientos a los broncodilatadores y antinflamatorios bronquiales suele ser muy rápida. En pocas horas o días, se puede comprobar el resultado con el ajuste de dosis. De este modo, se pueden finalizar las fases del ciclo en pocos días.

Para poder realizar estas tareas de forma adecuada, es esencial en esta fase, una comunicación bilateral cercana entre el médico y los padres del niño. En muchas ocasiones esta evaluación y ajuste de la dosis pueden hacerse mediante consulta online, sin requerir desplazamiento del paciente. Posteriormente, cuando los padres van ganando autoconfianza en el control del asma de sus hijos, pueden irse espaciando las consultas.

“Es muy difícil alcanzar el control del niño con revisiones trimestrales o mensuales”

El control del asma infantil se hace extremadamente difícil si las revisiones tienen frecuencia trimestral o incluso mensual, como es habitual en nuestro sistema sanitario. La experiencia me demuestra que es más facil alcanzar el control y mantenerlo, cuando existe la posibilidad de consultar la información con los sanitarios de forma rápida, sin tener que esperar a la siguiente revisión.

Muchas visitas a urgencias u hospitalizaciones pueden prevenirse si los padres o cuidadores del niño pudiesen consultar, de forma rápida, dudas sobre como aumentar o disminuir el tratamiento o sobre la seguridad de los medicamentos empleados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!