La tos es un síntoma importante que puede ayudar a reconocer los empeoramientos del asma, aunque produce alarma y a veces confunde. Aun así, puede ayudar a prevenir las crisis de asma en los niños. Por supuesto, es importante excluir aquellas toses que se presentan de forma abrupta y se acompañen de otros síntomas de compromiso respiratorio.

Informaciones de la tos en el asma infantil

Existen numerosas causas de tos. Por simplificar las cosas y con respecto al control del asma, una clasificación de la tos que resulta operativa, se refiere al lugar de las vías respiratorias donde se origina:

  • TOS DE VÍAS RESPIRATORIAS ALTAS. Procede de zonas como la garganta o las fosas nasales. Aunque puede ser molesta, estad tranquilos porque en niños con asma no suele revestir gravedad.
  • TOS DE VÍAS RESPIRATORIAS BAJAS. Su origen está en los bronquios, e indica que hay que comenzar o incrementar la dosis de los inhaladores que disminuyen la inflamación bronquial, según se indica en el Plan Personalizado de Tratamiento, elaborado entre los cuidadores del niño y el médico.

¿Es la tos del niño causada por el asma?

Los padres y cuidadores de los niños tendréis que intentar diferenciar si la tos es de vías altas o bajas, porque de eso depende el tratamiento posterior. Para ello tendréis que contar, por supuesto, con la colaboración de los profesionales de la salud.

  • En mayores de cuatro o cinco años o adultos que saben utilizar el medidor de función pulmonar domiciliario o medidor de soplido, esta diferenciación entre tos de vías altas o bajas es mucho más sencilla:
    • Si la tos se acompaña de un descenso en el valor del soplido en el auto-registro de función pulmonar, indica que el origen está en las vías respiratorias bajas (inflamación bronquial).
    • Cuando no se asocia a disminución significativa en la función pulmonar, según el medidor de soplido, indica que esta tos se origina posiblemente en las vías respiratorias altas. En este caso no es necesario incrementar el tratamiento que controla la inflamación bronquial.
  • En los menores de cinco años es dónde radica la dificultad, ya que les puede gustar soplar pero, como no podemos saber si lo hacen adecuadamente, no podemos utilizar el medidor de soplido (o peak flow) para evaluar la función pulmonar. Sin embargo, en esos casos la tos de la niña o del niño puede tener ciertas características que ayuden a los padres a considerar si afecta a las vías respiratorias altas o bajas. Por ejemplo, si la tos se acompaña o no de ruidos respiratorios, si hay dificultad para respirar, decaimiento, etc.

Con frecuencia es difícil diferenciar si proviene de vías respiratorias altas o bajas. ¿Qué hacer en esos casos? Lo ideal sería poder consultar con un profesional de salud de forma rápida (como se hace en el Plan ESPECIAL “Escuela de asma” para control de las bronquiolitis de repetición). Sin embargo, cuando no podáis consultar con un experto y el niño no tenga síntomas de alarma, suele ser más práctico que la consideréis como proveniente de vías respiratorias bajas y que aumentéis el tratamiento que controla la inflamación bronquial. De esta forma mejorarán los síntomas de asma pero, además, esta medicación no perjudica a quienes no tienen inflamadas las vías respiratorias bajas. ¡Siempre será mejor esto, que sufrir una crisis por haber comenzado tarde el tratamiento!

¡Pero ante cualquier duda o signos de alarma, no dudéis en consultar con los profesionales sanitarios, especialmente si la tos es aguda y se acompaña de otros síntomas de dificultad respiratoria!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!