La capacidad pulmonar de los bebés es muy pequeña. Además su tos no tiene mucha eficacia, de manera que no les resulta suficiente para eliminar todas las secreciones. Los bebés tienen menos posibilidad para expulsar los mocos. Todo ello hace que las vías respiratorias, que aún son muy delgadas, se inflamen y obstruyan con mucha facilidad. Entonces, la respiración se va haciendo más rápida y diicultosa. La fisioterapia respiratoria incluye diversas técnicas que permiten expulsar el moco producido en las vias respiratorias con más facilidad.

El fisioterapeuta utiliza maniobras como estimular el reflejo de la tos y el masaje faríngeo para hacer ascender y expulsar el moco. Son técnicas indoloras para el bebé, aunque bien es cierto que si son incómodas, por lo que puede llorar sin que eso signifique que  presente dolor. Las técnicas que utiliza el fisioterapeuta permiten la salida del moco de las vías respiratorias de forma más eficaz. Los padres deben está con su hijo durante todo el proceso: mientras el fisioterapeuta valora al niño y también durante las realización de las técnicas fisioterapéuticas. La presencia de los padres es fundamental para transmitirles seguridad y calmarlos, que disminuyen la incomodidad del bebé.

Rapidez en los resultados

Los resultados de la fisioterapia respiratoria son rápidos. El niño duerme mejor y come mejor. Los beneficios son mayores cuanto más precozmente se trate al niño. Las sesiones de fisioterapia no excluyen que el niño necesite medicamentos de control de la inflamación bronquial, ni de alivio de los síntomas.

Así que es mu importante que los padres aprendan a reconocer los primeros síntomas de la infección respiratoria. De esta manera podrán intervenir para frenar el impacto de la misma en la saludo y en la calidad de vida del niño. Como decimos con frecuencia en esta web, “el fuego de los bronquios (inflamación), cuanto antes se apague mejor”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!