Un modelo a imitar

El programa nacional finlandés de asma 1994-2004 mejoró notablemente la atención del asma en los años noventa en dicho país. Hemos hablado con frecuencia de él en esta página, porque se trata de un modelo de referencia a imitar por otros países que deseen mejorar la calidad de vida de los pacientes con asma y reducir los costes ocasionados por la enfermedad. Está basado en la coordinación de la administración sanitaria y los profesionales de Atención Primaria y Especializada que tratan a pacientes con asma, dando especial relevancia a la educación sanitaria de todos los pacientes con asma, para disminuir la necesidad de atención hospitalaria.

En este estudio Haahtela T y colaboradores, publicado en JACI (J Allergy Clin Immunol. 2016 Dec 12) evaluaron los evolución en los costes durante 26 años, desde 1987 a 2013. Los datos para calcular los costes directos e indirectos fueron obtenidos de registros nacionales. Se incluyeron los costos totales de las perspectivas social y del paciente, evaluando escenarios mínimos y máximos del efecto de una mejor atención del asma.

La buena atención al asma reduce gastos

A pesar de que el número de pacientes con asma persistente en el registro nacional se multiplicó por tres, de 83.000 a 247.583, como en la mayoría de países occidentales, el mejor control del asma redujo la asistencia sanitaria y la discapacidad, generando grandes ahorros de costos.

Al contrario de lo que cabría esperar del notable aumento en los pacientes, los costes totales disminuyeron un 14%, pasando de 222 millones de euros a 191 millones de euros. Los costes de la medicación y las visitas de atención primaria aumentaron, pero los costes anuales totales por paciente disminuyeron en un 72%, de 2656 a 749 euros. Los ahorros teóricos de costes totales para 2013, que comparan los costes reales con los previstos, oscilaron entre 120 y 475 millones de euros, según el escenario utilizado.

Los autores concluyen que el programa de asma finlandés ha tenido un enorme éxito durante un período de 26 años, dando lugar a significativos ahorros de costes sociales y desde el punto de vista del paciente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!