GEMA Pacientes

Según la Guía GEMA Pacientes (Guía española de Manejo del Asma para Pacientes) los niños y adultos con esta enfermedad deberían recibir educación sanitaria que incluya información y entrenamiento en habilidades de manejo del asma:

Informacion y habilidades para personas con asma (GEMA pacientes)1.Información

Conocimientos básicos sobre aspectos generales de la enfermedad:
– Saber las diferencias que existen entre inflamación y broncoconstricción.
– Diferenciar los medicamentos que controlan la inflamación y que se deben tomar de forma continua, de los que alivian la obstrucción bronquial.
– La importancia de tomar los medicamentos cada día y con la frecuencia que el médico le haya prescrito. El conocimiento de cómo actúan los medicamentos es esencial para entender que, aunque al cabo de unos días de utilizarlos se perciba mejoría, ¡seguimos necesitándolos! Para no olvidar dosis, será muy útil hacer coincidir la toma con las actividades de rutina diarias, como por ejemplo la higiene bucal. Resolver dudas y miedos es esencial para aceptar el tratamiento.

2.Habilidades

Entrenamiento en habilidades necesarias para poder seguir todas las recomendaciones del tratamiento:
Usar correctamente los inhaladores, la técnica de la inhalación tiene que ser correcta ya que, si no es así, las partículas de medicamento que contiene el inhalador se quedan por el camino sin llegar al órgano afectado.
Conocer y evitar sustancias que empeoren el asma (desencadenantes), reconocer cuándo se está bien y cuándo se inicia una crisis, y saber cómo actuar en estos casos.

– Es muy importante que el paciente exponga todas sus dudas, creencias, preocupaciones y miedos. El educador le resolverá cualquier dilema o temor.
– Una parte fundamental de los programas de educación son los planes de autotratamiento, también conocidos como planes de acción por escrito.
– Es importante que la persona con asma sepa reconocer los empeoramientos de la enfermedad. Todas las personas creen que están bien cuando no tienen molestias y que empiezan a no estarlo cuando aparecen (tos, pitos, fatiga u opresión en el pecho). En algunos pacientes, esto puede no ser suficiente y necesitan comprobarlo soplando por el medidor de flujo espiratorio máximo y apuntando las medidas en una hoja de registro. En las sesiones educativas, se ayuda a los pacientes para que reconozcan aquellos signos de alarma que les deben hacer pensar en el inicio de una nueva crisis. Si utilizan el medidor de flujo espiratorio máximo (Peak Flow Meter) y lo que soplan, el menor de los valores normales también les indicará el acercamiento de una crisis. A partir de aquí, es muy importante enseñar a actuar de forma inmediata cuando los pacientes detecten un empeoramiento. Para ello, su médico le habrá elaborado previamente un plan escrito a su medida, llamado “plan de acción”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe nuestros contenidos sobre asma en tu email.

¡Ya estás suscrito!