BEBÉS

Bronquiolitis y broncospasmos. Escuela de asma.Bronquiolitis, sibilancias y asma

La bronquiolitis es una infección de las vías respiratorias bajas del niño, generalmente menor de 2 años, que puede ser causada por diversos tipos de virus. El más habitual es el llamado Virus Respiratorio Sincitial, conocido vulgarmente por sus iniciales VRS. Otros virus menos frecuentes son el virus de la gripe, adenovirus, parainfluenza y metapneumovirus. La enfermedad  afecta principalmente a los bronquiolos, que tienen menor calibre que los bronquios. La infección puede aparecer en cualquier estación aunque lo más habitual es que suceda en los meses fríos de otoño, invierno y al comienzo de la primavera.

La mayoría de los niños se recuperan de la enfermedad en aproximadamente una semana. Menos de un tercio de ellos necesitan hospitalización. Sin embargo, en algunos casos esta infección puede ser el comienzo de problemas respiratorios recurrentes, denominados sibilancias o broncospasmos. No es infrecuente que tras un episodio de bronquiolitis, sobre todo si el niño ha necesitado ingreso hospitalario, en los meses o años posteriores, sus resfriados produzcan síntomas parecidos a los de la bronquiolitis inicial, como son tos con o sin fiebre, dificultad para respirar y ruidos respiratorios en el pecho. Ciertos estudios de investigación han puesto de manifiesto que los niños que han padecido bronquiolitis presentan posteriormente un riesgo mayor de desarrollar asma que los niños que nunca ha padecido bronquiolitis.

Es muy habitual que en estos episodios recurrentes de dificultad respiratoria, tos y pitos, empeoren el descanso nocturno de niño y la familia, ocasionen visitas a urgencias, pérdidas escolares y disminución de la calidad de vida.

El programa que hemos denominado Control Total“, que incluye un bono o tarifa plana de consultas en directo y consultas rápidas online, está concebido para asesorar a los padres en estrategias de control de las bronquiolitis y broncospasmos, para que el niño pueda realizar vida normal, al igual que el resto de su familia. La información y entrenamiento de los padres en la detección de los empeoramientos, unida a un plan escrito de tratamiento para prevenir las crisis, reducirán el impacto negativo de la enfermedad en la vida del niño y su familia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies